Cómo cocinar pescado

  • Cocer Pescado

 

Una de las formas más usadas para hacer el pescado es prepararlo cocido. No es algo complicado, pero si conviene conocer algunos detalles y tener en cuenta ciertas cosas para que el pescado mantenga todas sus propiedades al cocerlo y conserve el mejor sabor a la hora de comerlo.

Lo primero que debemos hacer cuando compramos pescado fresco de la pescadería o descongelamos alguno que tengamos ya en casa, es pasarlo por agua fresca, tan sencillo como abrir el agua del grifo y pasar el pescado, de esta forma se limpia y retoma frescura.

La olla o cazuela en la que vayamos a cocer el pescado, debe contener bastante cantidad de agua, para que el pescado quede completamente cubierto. Además es importante añadirle sal al agua, y si quisiéramos darle algún toque más, podemos también agregar algún tipo de especia como perejil o laurel, o cualquier otra.

Una vez pongamos a calentar el agua, debemos esperar a que el agua haya cogido temperatura para echar el pescado dentro. Ojo, es importante que el agua esté tibia, pero nunca debemos dejar que hierva, o alcance demasiada temperatura, pues la temperatura de cocción del pescado son unos 70 grados, pero a partir de los 100 grados se empieza a deteriorar.

En el momento que nos de la sensación que el agua puede empezar a hervir, hay que bajar la intensidad del fuego, y dejar el agua en ese punto anterior a antes de hervir durante todo el tiempo que estemos cociendo el pescado, normalmente necesitamos de 10 a 20 minutos, dependiendo del tipo de pescado y el tamaño del mismo.

Nunca, y es muy importante que nunca dejemos que el agua hierva mientras cocemos pescado, pues de esta forma el pescado empezará a perder propiedades y a perder la piel o incluso su forma y estructura.

Como hemos dicho anteriormente, no todos los pescados necesitan el mismo tiempo de cocción. Hay varios factores como el tipo de pescado que vayamos a cocer, el tamaño de la pieza, o incluso hay que tener en cuenta que hay partes del pescado que cuecen mejor que otras, como los lomos o los centros del pescado.

  • Pescado a la Plancha

 

El pescado a la plancha es una de las mejores opciones que tenemos a la hora de hacer pescado. La cocina a la plancha permite que el pescado mantenga la mayoría de sus propiedades, y además es ideal para las dietas para perder peso, así que ayuda a mantener la línea.

Lo ideal para hacer el pescado a la plancha, es tener todos los lomos que vamos a hacer bien limpios y sin espinas a ser posible.

Algo recomendable es hacer un par de cortes sobre la piel del lomo de pescado, en forma de cruz, para evitar de esta manera que al poner el pescado sobre la plancha éste se contraiga y pueda estropearse así su textura.

También es muy aconsejable pasar el pescado por aceite antes de colocarlo en la plancha, esto podemos hacerlo echándolo con un espray por encima, o usando un plato con un poco de aceite.

Es importante que la plancha se encuentre bien caliente para hacer el pescado, una vez creamos que está a temperatura, colocamos primero el pescado por el lado de la piel. Dejamos que se vaya cocinando y le echamos un poco de sal por encima.

Cuando veamos que ya se ha hecho por el lado de la piel, le damos la vuelta y cocinamos por el otro lado, teniendo presente que por el lado que no tiene piel, tarta bastante menos en cocinarse. Así que tendremos cuidado en sacar de la plancha antes de que se queme.

  • Pescado al Horno

 

Hacer un buen pescado al horno es una gran solución para preparar comidas familiares o para los días más especiales. Es una forma bastante sencilla de preparar el pescado, y una de las que más sabor da al plato. Lo más importante, como siempre, es que el pescado sea fresco y de buena calidad.

Al igual que para otras formas de cocinar el pescado, siempre es importante limpiar bien el pescado que vamos a usar, lo ideal siempre es limpiarlo bajo el agua fresca del grifo. Una vez lo tengamos bien limpio, es el momento de sazonarlo, y si es necesario, un poco de pimienta también.

El horno hay que encenderlo con tiempo de antelación, para que tenga la temperatura deseada a la hora de meter el pescado. Normalmente el pescado necesita que el horno esté entre los 200 y 220 grados.

Antes de meter el pescado en el horno, lo colocamos en una fuente para horno bien engrasada, y lo untamos por encima con aceite de oliva de buena calidad. Una vez metida la fuente en el horno, hay que dejar el tiempo necesario para que se cocine bien el pescado. Cada pescado necesita su tiempo, hay una regla para calcular aproximadamente el tiempo ideal, y son unos 20 minutos si pesa un kilo, y unos 10 minutos más por cada kilo más que pese la pieza de pescado.

La mejor forma de saber cuando el pescado está hecho en su punto, y es cuando la carne que está pegada a la espina, se despega fácilmente. Si observamos que esto ocurre, será el momento de sacar el pescado del horno. Debemos tener mucho cuidado con no dejar el pescado dentro del horno más tiempo del necesario, porque acabará estropeándose y será una lástima.

Un buen consejo a tener en cuenta cuando vayas a preparar Pescado al horno y que mantenga todo su sabor, es emplear siempre un recipiente de barro o cerámica, que son los mejores para ello.

Contacto

LA BOUTIQUE DEL PESCADO

C.C. Los Olivos, Local B-5,

Collado-Villalba, 28400, Madrid

 

Teléfono:     

918 492 034

E-mail:         

contacto@laboutiquedelpescado.com

Colaboradores